Archivo | mayo, 2014

¿QUIEN ADOPTO A MIS HIJAS?

28 May

Madre analfabeta permitió la adopción de sus hijas por no Entender  los documentos que firmaba.

Después de haber visto este reportaje por las redes, no puedo dejar de pensar y cuestionarme sobre los informes que recibimos los padres adoptivos de los orígenes de nuestros hijos. No deseamos ser parte de esta secuencia de errores, no deseamos cumplir nuestros deseos de realizarnos como tales, a costas de que las madres biológicas de nuestros hijos sufran pérdidas de tal magnitud, no se puede penalizar a una madre por la pobreza y la ignorancia.

Por suerte este es un caso aislado, sabemos que el organismo de adopciones del Perú, trabaja de manera ardua para que los niños que tengan lazos familiares no lo pierdan, y puedan reintegrarse a sus familias de origen de la mejor manera, y los que no la tengan sean dados en adopción por que es de prioridad por el bienestar del niño o niña.

Nosotros los padres adoptivos tenemos que ser conscientes de cuán importante es nuestra función en la armonización de las emociones de nuestros hijos, hacia sus orígenes; no dejando que se llene sus corazoncitos de resentimiento, sino de perdón. Ya que detrás de un abandono hay una historia muy triste que solo la saben los actuantes, y nosotros no somos quienes para juzgarlo.

 

POR EL DIA DE LA MADRE (madre adoptiva)

11 May

Gracias a ti madre, por amarme tanto;
Por haberme anhelado, pero no codiciado,
Por haberme amado, pero no poseído,
Por haberte dedicado, sin esperar algo.

Gracias a ti madre, por amarme tanto;
Por arroparme, ante mis miedos,
Por llenarme los vacíos, en mis frías noches,
Por ofrecerme lo mejor de tu tiempo.

Gracias a ti madre, por amarme tanto;
Por aceptar mi naturaleza,
Por respetar mis orígenes,
Por entender esta necesidad, de reencontrarme.

Gracias a ti madre, por compartir tu espacio,
Por saber convivir honestamente,
Con la imagen, de la mujer que me dio la vida,
Porque madre, no solo es la que cría,
Es la que enseña el perdón y sana las heridas.

Autora: EIP

EN COMUNIÓN CON LAS MADRES BIOLÓGICAS

6 May

Hace tiempo deseaba escribir estas líneas sobre mis sentimientos hacia las madres biológicas de mis hijos, que son de “comunión hacia ellas”, ya que he tenido el tiempo suficiente para madurar mis pensamientos  y sentimientos como mis deseos de querer encontrarlas y compartir con ellas el cómo crecen nuestros preciosos hijos.

Hasta donde nos salta ese sentimiento de protección hacia nuestros hijos, que no queremos que les afecte todo aquello que los ha lastimado en el inicio de sus vidas, hasta donde somos capaces de trasmitirles nuestros recelos hacia aquella imagen de la madre biológica que idealizan.

Cuando mi hijo mayor, me pidió que deseaba conocer a su madre biológica durante nuestro último viaje al país de origen, Perú; me quedó una espinita en el corazón ya que respondí como muchas madres adoptivas lo harían, “no se cariño dónde estará en estos momentos, ella tuvo que entregarte cuando eras pequeño por que no pudo hacerse cargo de ti” una respuesta válida pero insuficiente, para un niño de 8 años con una capacidad de relacionar bien las cosas, y con su habitual prudencia me dijo, –“si en este tiempo puedes conseguir ubicarla estaría bien, pero sino con una foto de ella me bastaría por ahora, luego cuando tenga 12 años volveremos juntos al Perú para visitarla”

Por eso he creído que es el momento comenzar a buscarlas, ya que para mí no significaría un reto demasiado grande, viajo con frecuencia al Perú por trabajo, y he pensado en frío con la mentalidad peruana, de que no sería contraproducente para ellas el querer ser encontradas, ya que en uno de los casos ha dejado sus datos básicos para ser ubicada… para la madre de mi primer hijo deseo que sepa que nuestro precioso y bello niño crece feliz, con el corazón lleno de perdón, y con la mirada positiva de querer buscarla y conocerla en un futuro cercano; del cual estaré emocionada para que eso suceda, ya que nuestro precioso príncipe es un niño excepcional. Para la madre de mi pequeña princesa deseo transmitirle que está en buenas manos y que la cuidaremos como una hermosa flor de kantu, y que al igual que su hermano mayor sembraremos amor y perdón, para cuando llegue ese día de la gran pregunta comience a aprender a convivir con las dos imágenes de sus dos madres, la que le regaló el don de la vida y la que la crio.. y que juntas podemos convivir en su corazón.