Archivo | mayo, 2015

Cuando el dinero es un hándicap (tramites: reagrupación e idoneidad)

26 May

Hace unas semanas saltaron las alarmas sobre el caso de ABOU, un niño de 8 años de Costa de Marfil que viajaba dentro de una maleta, para cruzar la frontera y entrar a España, después que su padre pagara a una red de traficantes para que lo trajeran, ya que había recibido la negativa de la entidad del gobierno que tramita las reagrupaciones familiares, al faltarle 41€ mensuales de su remuneración, lo que no alcanzo el mínimo solicitado. En mi posición como madre que ama a sus hijos, haría lo posible y lo imposible por tenerlos conmigo, he vivido de primera mano las dichosas reagrupaciones, las esperas interminables, los trámites engorrosos y como no, la gente que se aprovecha de esas circunstancias de vulnerabilidad, sin contar la infinidad de veces que acompañe a mi hermana de madrugada para hacer las colas en la Barceloneta, para coger cita y presentar los papeles, que con una facilidad increíble cambiaban las condiciones de una semana a la otra, duraron años para que mi hermana tuviera las condiciones para reagrupar a sus hijos.

Pero también dentro de la adopción internacional, existe las negativas de los documentos de idoneidad, o para su renovación; tan solo por una cuestión económica, la crisis, ha mellado a muchas familias adoptivas y cuando estas se presentan para sus trámites, la renta no les alcanza el mínimo exigido que son 24 mil € anuales para una primera adopción, y los 28 mil € anuales para una segunda adopción, he visto con impotencia como se han desmoronado parejas en su intento de renovación de dicho documento que dura 3 años, ya que en ese tiempo su situación económica ha cambiado.

Descartados como padres, porque ese año se les acabo el paro, porque no les vale como alternativa sus ahorros, o que tuvieran otros ingresos; los años pasan y sus posibilidades disminuyen.

Anuncios

Proxima Actividad: Mesa redonda “La busqueda de origenes”

12 May

Queridas familias de Hijos del Perú
Me complace presentarles nuestra próxima actividad en la que colaboramos con ADDIF :

  •  Mesa redonda “La busqueda de origenes”

A quien tenemos como invitada Miracles Forrester, adoptada peruana por una familia Inglesa, quien a su vez lidera varios grupos de adoptados peruanos en Europa y coordina con otros grupos de adoptados peruanos en los EEUU. Las otras invitadas serán: Rosa Chover (adopción nacional)  y Laia Muñoz (adopción nacional de origen guineano).

Moderador: Carles Benet, psicólogo del Servicio de Postadopción del ICAA

Dia: Viernes, 29 de mayo de 2015

Hora: 18:30 horas

Lugar: Hotel d’Entitats La Pau C./ Pere Vergés, 1 planta 6, sala Catalunya. Barcelona 

Para poder concretar vuestra  inscripción hacerlo mediante este email:
info@addif.org  o llamando al teléfono: 93 313 49 59

Actividad gratuita para los socios de Addif. No socios: colaboración 10€

Saludos;

Erika Ibarguen Pomarino

Administradora del blog: HijosdelPeru

“QUIERO SER YO MISMA ” (por Lilach Brownstein)

5 May

Navegando por internet, encontré esta historia escrita por Lilach Brownstein, una joven china adoptada por una familia judía que luego se va a Norte América, la verdad no tiene pierde, porque vemos lo complejo que le resulta la construcción de su identidad, pasando por diversas etapas, entre ellas, los sentimientos de pertenencia imperantes como etéreos. 

Detrás del nombre de una persona adoptada, hay diferentes facetas de su identidad – chinos, judíos, americanos, e israelíes.
A mis más de 20 años, sólo he encontrado una persona llamada Lilach (lee-lok).
La peculiaridad de mi nombre se ve agravado por mi apellido, Brownstein. Así que cuando me presento, la gente casi siempre me hacen dos preguntas: ¿qué significa tu nombre, y de dónde eres? (En realidad tres, ya que primero me piden que repita.)
Afortunadamente, he tenido la práctica extensa pronunciando mi nombre, pero las otras dos preguntas son difíciles de responder. Les digo que mi nombre significa “lila” en hebreo, o que me pusieron el nombre de un familiar fallecido según la tradición judía? Por qué digo que soy de Hefei, China, donde nací, o Israel, donde crecí?
Estas preguntas aparentemente ligeros sumergen en las aguas turbias. Si estoy en un barco, entonces la identidad es un océano agitado. Estoy demasiada preocupada por mantenerme a flote, teniendo en cuenta donde estoy. Varias veces pensé que sabía dónde estaba, pero me encontré desorientada por las mareas.
Cuando yo tenía 10 años, quería ser judía. Me mudé a Estados Unidos, y mi madre me inscribió en una escuela primaria judía privada. Mis padres eran judíos, mis amigos eran judíos, y los amigos de mis padres eran judíos. Pasé la mitad del día en las clases de estudios religiosos. Asistí a programas después de clases en el Centro de la Comunidad Judía. Estas fueron las únicas aguas que conocía; naturalmente, eran los únicos que quería.
Cuando tenía 15 años, yo quería ser asiática. Me había mudado a Nueva Jersey después de la escuela primaria, y el hecho del cambio de la escuela privada a la escuela pública, nuevos amigos chinos y chino-estadounidense, me introdujeron en el mundo del manga, anime, y la música pop específico del país (C-pop y K-pop). Pensé que era mi patrimonio, naturalmente, me daba derecho a reclamar como propios. Los chistes sobre mí, que no eran étnicos picaron, pero sólo alimentaron el deseo de demostrar que era digna del título.
Cuando tenía 18 años, quería ser china. Yo había regresado finalmente a China unos años antes y estaba abrumada por el sentimiento de pertenencia a la mayoría. Pero yo quería pertenecer por más de la mera apariencia. En la universidad empecé a estudiar mandarín. Me uní a una asociación de estudiantes chinos; Consideré una hermandad de mujeres de Asia; Hice una audición para un grupo a capela chino. Mi chino-dad era un sello estampado en la frente.
Cuando tenía 19 años, quería ser una persona adoptada china. El verano después de mi primer año me encontré en China, una vez más por un programa de inmersión. Me dio la sensación que era demasiado americana para ser la única china, pero la clase de estudios americanos asiático, los tomé en el siguiente semestre, me enseñó que el chino-estadounidense fue también ajustado enfermo. No hasta que mi trabajo final sobre los adoptados asiáticos, me hizo encuentro algo más familiar. Un Llamando a mí misma, una persona adoptada china que era una admisión más que un deseo, pero por primera vez iba a la deriva llevadaa con la corriente, en lugar de combatirla.
Ahora tengo 20, y yo quiero ser yo misma. Yo soy china y adoptada y mucho más que eso. Y aunque en otras formas estoy tan segura de mí misma, como hace uno, dos, cinco, o incluso 10 años, ahora tengo menos miedo de la incertidumbre. En el pasado había albergado ira y pena por mí misma, pero ahora me he dado cuenta de que estos dolores de crecimiento, han dado a luz a la persona que hoy soy.
No me cabe duda de que si yo fuera otro barco en otro océano, todavía me enfrentaría a obstáculos. El conflicto es una parte integral de la experiencia humana, sin el cual no podría ocurrir el desarrollo. Y no siempre se resuelve bien, las aguas que nos rodean intentarán continuamente ahogarnos, y hay que elegir una y otra vez si te sometes o luchas.
Muchas veces estamos tan preocupados con nuestro propio barco, que nunca nos detenemos a mirar alrededor y ver que otros están en su propio viaje. Lo único que espero es que mi pequeño camino en el océano, pueda ayudar a otros a navegar viajes similares, podría hacerles saber de qué no estar seguro de su identidad, es perfectamente comprensible.
Así que adelante, si me preguntan acerca de mi nombre. No esperes una respuesta corta.

obtenido en: ADOPTIVE FAMILIES
La traducción no es oficial