LA RESILIENCIA DE ALEJANDRINA

13 Jun

La resiliencia es la capacidad para afrontar la adversidad y lograr adaptarse bien ante las tragedias, los traumas, las amenazas o el estrés al que se somete el ser humano.

Llegue a casa de mis padres con algo más de dos años, el proceso de adopción no podría decirse si fue largo o si fue corto, ellos esperaron lo suyo, mientras yo también esperaba lo mío. Un día me dijeron que vendrían unos padres a buscarme, me enseñaron sus fotos, mientras me ataviaban con mis mejores vestidos, mis hermanas de casa peinaban mis cabellos y entre cepillo y cepillo sus ojos se ponían tristes, mis hermanos mayores caminaban cabizbajos por los pasillos de la casa, no sé si era por mi partida, o porque seguían esperando su turno que nunca les llegaba. Un día, mama Pili abrió la puerta y por ella entraron una familia, con un niño que hablaba de forma distinta, pero se parecía a nosotros, él sonreía mucho y se le veía muy feliz, entonces yo salí corriendo hacia el parque, que quedaba contiguo a casa.

Durante nuestra estancia entre Lima y Arequipa, comenzaron los CAMBIOS, mi nombre se hizo más largo, dormíamos en diferentes casas, e hicimos un largo viaje por avión hasta Barcelona, donde todo era distinto, las calles, los parques, las voces, las caras, los olores, las comidas y tamblien la casa -¿Dónde estaban mis hermanos? ¿Dónde estaba mama Pili?, ¿porque no volvemos a casa? – No sabía cómo decírselo a mis padres, no me expresaba aun en palabras; rabietas tras rabietas, agotaban los días, no fue fácil para ninguno. La adaptación nos llevó por un largo camino, ellos acostumbrados al dialogo, mientras yo no entendía nada, corría despotricada, traqueteando por los rincones de aquella casa, sin saber lo que había PERDIDO.

Entrar a la escuela me represento aun MÁS CAMBIOS, que trastornaron más mis días, mientras el paso por la guardería fue breve solo para jugar, la escuela me causo un gran impacto, otro idioma, muchos niños, una maestra me indicaba que estuviera quieta en mi sitio, y yo no sabía cuál era mi sitio!!, DESUBICADA recorría todo aquello nuevo por descubrir, no prestaba atención ninguna, ni mucho menos obedecía. En el patio no sabía GESTIONAR MIS EMOCIONES, por mis prontos mis compañeritos salían magullados de arañazos y mordiscones, sus padres encaraban a los míos, por la situación que se les presentaba.

Después de mucho tiempo de CONTENCIÓN, mi madre entendió que solo REFORZANDO EL VÍNCULO, era lo que me apaciguaría, con lo que me ayudaría a reencontrarme en sus ojos, en su mirada, en su voz, que cambiaba de tono de acuerdo a como actuaba, se fue produciendo la PAZ EN MI INTERIOR, mis amigos del cole, ahora juegan más conmigo, me siento ALEGRE, me siento SEGURA. Sigo siendo traviesa, curiosa y obstinada, pero es así como mis padres y mi hermano ME QUIEREN, sin contar con el amor incondicional que siempre me tuvo mi dulce abuelita.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: