Archivo | noviembre, 2015

Los pequeños Terapeutas

20 Nov

Illary era un niño sensible, desde muy pequeño estaba atento a todo, como buen observador que era no se le escapa ni un detalle. Cuando tuvo 9 años un amiguito suyo pasaba por un mal momento, este se metía constantemente en problemas con sus compañeros de clase, no hacia los deberes, ni tampoco estudiaba, se peleaba con todo el mundo incluso con el mismo. Un día Illary le pidió que le contara lo que le pasaba, ya que estaba preocupado por su comportamiento, a tanta insistencia el niño le explico lo sucedido, para Illary fue increíble descubrir que un niño a la corta edad de este, pudiera haber vivido situaciones tan difíciles; entonces comenzó a pensar lo que él podía hacer para ayudarlo, llegando a la conclusión que lo mejor que podía hacer, era jugar como niños para distraerlo, pero antes le planteo dos cosas importantes para seguir adelante: – si sigues pensando en el pasado, eso no te dejara evolucionar, tienes que mirar al futuro y disfrutar el presente, con tus amigos, no dejes que te deprima lo que has vivido, tienes que superarlo. También Illary intentaba poner paz a las peleas que su amigo iniciaba, mediando entre los compañeros, pasaban las semanas y los meses y este niño comenzó hacer un cambio, había encontrado un verdadero amigo ” el que se preocupaba por él, el que le escuchaba” e incluso le ayudaba con los deberes, ya que este no le dejaba de recordárselo.
Para la madre de Illary fue un verdadero descubrimiento ver que su hijo hiciera todo eso por su compañero, ella comenzó a preocuparse por su hijo ya que lo notaba afligido, tuvo que enseñarle a ver las cosas con cierta relatividad, sin llevarse consigo los problemas de los demás a casa, ya que veía en él una extremada sensibilidad. Pero Illary le dijo: -cómo no voy a ayudarlo, como voy a pasar de mi amigo, si nadie sabe lo que pasa.. Yo también estoy superando lo que significa para mi ser adoptado, intento mirar al futuro, intento que mi pasado no me arrastre para ser feliz!!

Anuncios

ADOPCIÓN IGUALITARIA (Adopción homoparental)

12 Nov

Desde que Colombia abrió el veto de la adopción igualitaria, Latinoamérica ha comenzado a arder en llamas, los más puritanos pregonan que ya es el fin de los tiempos, los más flexibles creen que es una medida que ayuda a que miles de niños no se queden sin un hogar, lo cual no es verdad del todo, porque tanto las parejas homosexuales como las parejas heterosexuales buscan niños pequeños y sanos. Y no solo es eso, muchos países en Latinoamérica no es que falten solicitudes de adopciones nacionales o internacionales, sino que no hay niños adoptables a pesar que los centros de menores y casas de acogida estén abarrotados, los organismos locales no agilizan los procesos para la declaratoria de abandono, tampoco fomentan la acogida familiar como una medida necesaria.

Recordemos que la adopción es una medida de protección para los menores que se encuentran en desamparo puedan vivir en familia, no es un derecho de las parejas que esperan convertirse en padres por medio de la adopción, lo más lógico es ofrecerles a los menores la mejor estabilidad emocional posible, un padre y una madre es una primera opción viable ya que cada uno cumple un función fundamental en el desarrollo emocional del niño; pero la sociedad actual nos ofrece más opciones en la diversidad familiar, que de la misma manera puedan brindar esa estabilidad emocional para el desarrollo de los menores, en ambos casos la valoración para convertirnos en padres adoptivos lo más importante a resaltar son las capacidades y habilidades parentales que mostramos, ya que la paternidad o maternidad por la adopción nos convertirán en “PADRES REPARADORES” ya que ayudamos a nuestros hijos a reparar lo que el abandono ha roto en ellos… y no solo es el abandono, hay cargas emocionales que algunos niños arrastran en sus mochilitas, para lo cual debemos estar más que preparados.

Por cierto, en Chile el año pasado se lanzó “Nicolás tiene dos papás” el primer cuento sobre diversidad familiar que se distribuye en bibliotecas y colegios a nivel nacional. El texto fue producido por Movilh y financiado por la Unión Europea y por la Embajada del Reino de los Países Bajos.  puedes verlo aquí

LA INTELIGENCIA EMOCIONAL EN LOS NIÑOS

9 Nov

Hasta hace menos de un año me veía como una loca corriendo por el parque para atrapar a mi pequeña hija, montándose unas monumentales pataletas, cuando tocaba la hora de volver a casa, parecía una película del cine mudo, mi semblante se transformaba pasando por los todos estados de ánimo, y eso que yo me consideraba paciente pero lo pasaba fatal, al verme en medio de tantas miradas y algunos reproches de la gente que me compadecía diciendo “que niña tan mala”, hice de todo, hasta dejar de ir al parque por un tiempo. Entonces comencé a buscar maneras de poder ayudar a mi hija a gestionar sus frustraciones, pero fui yo quien termino aprendiendo a gestionarse, me sentía frustrada pero no me había dado cuenta.

Para desarrollar la inteligencia emocional de los niños tenemos que tener en cuenta unos pilares básicos. Lo primero de todo va a ser aprender a identificar las emociones propias y también tenemos que aprender a identificar las emociones que también están experimentando los demás.

Primero los padres tenemos que aprender a controlar nuestras emociones y para eso debemos encontrar el equilibrio necesario, saber qué es lo que me está pasando, qué estoy pensando que me está haciendo sentir de esa manera para aprender a controlarme y autoregularme. Partiendo de ese punto, podremos ayudar a nuestros hijos, ya que ellos necesitan que estemos tranquilos con el semblante amable y con palabras firmes pero con cariño…

Hay que enseñar a los niños a pensar, a pensar sobre sus emociones, a que sepan cómo se sienten ellos y a detectar cómo se sienten los demás, ayudarles a canalizar las emociones, a expresarlas, a regularlas, a favorecer la importancia de la comunicación con los padres, con los profesores, a favorecer también la comunicación con sus iguales, favorecer también la empatía, ayudarles también desde pequeños a hacer amigos, esas son cosas que les van a ayudar y que les van a ayudar a lo largo de su vida.

Hoy mi princesa escucha y negocia sus estancias en el parque, como comprende los dias que no se puede. asi hemos conseguido superar muchas cosas de nuestra rutina diaria.

Información obtenida en: Guía Infantil