En PERÚ los prefieren RUBITOS (Adopción nacional)

19 May

Resumen:

Jairo, un niño rubito que el pasado 29 de noviembre del 2015 sopló tres velas, la abogada que defiende los intereses de su familia evitó que fuese separado de su madre para ser entregado a las autoridades peruanas, y que lo derivaran a un orfanato tras cortar cualquier nexo entre el pequeño y la familia. La norma peruana dicta que los hijos pueden permanecer con su madre reclusa hasta los tres años. En eso no hay discusión. El problema radica en que el padre, Francisco Javier (Zaragoza, 1965), no tenía regularizada su situación en suelo peruano, ya que aterrizó en Lima con visa de turista una vez detuvieron a su pareja y agotó los 90 días que la ley le permitía quedarse bajo esa condición. Desde entonces fue alimentando una multa que crecía cada día superando los 1.800 euros al cambio. O los pagaba, o perdía al niño.

Ana Pilar zaragozana de 29 años Jamás conoció a su padre y a los cuatro años perdió a su madre y fue entregada en adopción. Pasó su infancia y adolescencia en una casa de acogida de una congregación religiosa en Aragón. Entró a trabajar en una residencia de la que fue despedida y, tras agotar sus ahorros y no encontrar un nuevo empleo, pasó a vivir en el albergue municipal. A principios del 2012 le llega una propuesta, debía recoger una maleta en Madrid “de manos de un nigeriano” y tomar hasta cinco vuelos internacionales para cerrar el círculo en la T4 de Barajas. La maleta de Ana Pilar le sobraba 5 kilos. Tantos como clorhidrato de cocaína portaba cuando los agentes salieron a su paso en el aeropuerto internacional Jorge Chávez de Lima, la pena que le esperaba eran de 6 años y 8 meses de cárcel en el penal de Chorrillos,  pero la sentencia no fue lo único, se enteró que estaba esperando un hijo.

Al ser de raza blanca, Jairo se convertiría en una pieza muy codiciada del hospicio infantil peruano, un niño de estas características “está muy cotizado” entre las familias más pudientes del país. “Existe una especie de debilidad por los niños blancos” por suerte Un empresario aragonés en Lima, libra a Jairo del orfanato al saldar la multa de su padre. En la actualidad están esperando solventar las trabas burocráticas en Perú para obtener la custodia del padre y volver a España.

Hace dos años también saltaron las alarmas. Con la noticia de que los esposos Moisés Cavero y Rosa Camacho querían adoptar al niño que una presidiaria de origen español les había entregado en acogimiento, la pareja relató que cuidaron del niño desde los dos meses de nacido. Dijeron que su madre al salir de prisión, trató de negociar´ la tutela del menor. Rosa Camacho contó que fue en vista de que la madre biológica llegó incluso a maltratar al pequeño y la amenazó a ella y a su esposo con denunciarlos si no le entregaban a su hijo, es que se vieron obligados a dejar a la criatura en la Embajada de España, de donde fue derivado al Inabif (Programa Integral Nacional para el Bienestar Familiar) hasta estas fechas, donde aún se está cumplimentando todo el procedimiento para entregarlo en adopción, dicha pareja no ha superado las evaluaciones consiguientes, pero ellos siguen en pie de lucha porque creen que se les está vulnerando un derecho.

Fuentes:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: