El desarraigo en la inmigración

7 Sep

Resultado de imagen de niño inmigrante

En miles de hogares latinoamericanos, donde la madre es el pilar del hogar, frente al desentendimiento de la mayoría de los hombres a sus responsabilidades, hace que ellas lo sean todo, y si ellas faltan en el hogar este se desmorona.

Manuelito hijito lindo despierta, mama se va para Europa a trabajar y poder comprarte zapatillas nuevas, mochilita, ropita, (solloza) te quiero mucho hijito lindo, obedece a tu abuelita, a tus tíos.. le lleno de besos entre lágrimas y se fue.

Manuel se queda asustado, sentado en su cama,  con un fuerte dolor en el pecho,  algo se rompía por dentro pero no sabía lo que pasaba, -mama se va con unas maletas grandes, mama se va!! Es lo único que sabía… con el pasar de los meses la dulzura del trato de la abuela se iban convirtiendo en gritos, jaloneos, bofetones; Manuelito no quería obedecer, ni hacer sus deberes, en la escuela las llamadas de atención eran constantes, no tomaba atención, no hacía las tareas, se peleaba con sus compañeritos…

El niño sufría pero nadie lo toma en cuenta, solo veían un niño rebelde a sus 6 añitos, la madre no lo tenía fácil tampoco, deambula de cuarto en cuarto de compatriotas afincados en Barcelona, quienes le van consiguiendo alguito para poder cubrir el coste de la habitación que compartía, el padre de Manuelito Fermín, había desaparecido desde el nacimiento del niño, quien solo volvió cuando el niño tenía 3 años llevándole una bolsa de pañales y leche, la madre le reprocho por su ausencia durante tantos años, pero este no tenía pensado hacerse cargo de nada, y volvió a desaparecer. Pero al enterarse que Daniela estaba en España pensó que era una buena oportunidad para que ella le mandara dinero a cuenta de mantener al niño. Y así fue, de un día para el otro, apareció en casa de la abuela, le dijo que él era el padre y era quien debería cuidarlo, la abuela no quiso soltarlo, entonces Fermín le amenazó con denunciarla con el cargo de secuestro ya que el niño era suyo y llevaba su apellido.

Manuelito en menos de un año sufre otro cambio, se va a vivir con su padre, un hombre gritón, borracho, fiestero, que a veces se pone violento, -¡Levántate! concha su mare, corre a comprarme otra chela rapidito, hoy estoy contento.. Por fin tu madre ha mandado plata. El niño sale  corriendo, con 5 soles en la mano, cuando la señora de la bodega le pregunta para quien era esa botella, el niño responde que para su padre.. La mujer se fija en el niño, sucio, mal nutrido, y despeinado, se dice a sí misma, pobre criaturita.

Los años se vinieron encima con mucha prisa para la madre, y lento para el hijo, el niño cumplía 18 años, y a sus espaldas llevaba la dura carga de haber vivido en diferentes casas como si fuera un apestado, la madre por fin pudo reagruparlo para traérselo consigo a España, preparo su habitación, con sus ropas nuevas, sus zapatos nuevos, etc. Ella se imaginaba un niño fácil, dócil, simple que obedeciera en todo.. Pero se encontró un joven desconfiado, frio, distante y con la mirada apagada…  ella también había cambiado, tenía el pelo teñido de rubio y las uñas largas, un nuevo marido y un hijo pequeño al que tenía que llamarle hermano.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: